• REGÍSTRESE


Category Archives: DIABETES

Las bebidas azucaradas son dulces, baratas y fáciles de obtener

Casi la MITAD (47%) del azúcar agregada en la dieta estadounidense promedio se consume en refrescos y otras bebidas azucaradas. Las bebidas azucaradas incluyen refrescos normales (no de dieta), jugos de frutas, bebidas deportivas, leche saborizada, bebidas energizantes, y cafés y tés endulzados.

Solía pensar que el consumo de refrescos o bebidas azucaradas no era una amenaza para la salud pública porque creía que eran un gusto ocasional, no un producto básico en la dieta estadounidense. Cuando era pequeña, tomaba dos refrescos al año. Los refrescos eran algo especial que me daban en excursiones escolares. Ahora, son una parte habitual de la dieta estadounidense. En Oregon, se consumen más de 177 millones de galones de bebidas azucaradas al año. Eso equivale a aproximadamente un galón por semana para cada persona en el estado.

El consumo de refrescos y otras bebidas azucaradas contribuye a la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la mala salud bucal. Estas enfermedades crónicas tienen un impacto devastador en nuestro sistema de salud y afectan muchísimo la calidad de vida. Cada año, Oregon gasta aproximadamente $1,600 millones de dólares en servicios médicos para tratar enfermedades y padecimientos crónicos relacionados con la obesidad, como la diabetes y las enfermedades cardiacas.

Tomar esta “golosina líquida” aporta demasiadas calorías. La gente no se siente tan llena como si hubiera comido la misma cantidad de calorías de alimentos sólidos, y no lo compensan comiendo menos. La porción promedio de refresco de 20 onzas tiene unas 240 calorías y más de 16 cucharaditas de azúcar, con poco o ningún otro valor nutricional. ¡Es más azúcar de la que un adulto promedio debería consumir en todo el día!

fact-16x-sugar-01

No siempre fue así. La cantidad de bebidas azucaradas que se ofrece es el triple de lo que era hace 60 años. Los fabricantes de bebidas venden productos en supermercados y tiendas de comestibles, gasolineras, farmacias, tiendas de insumos para negocios, estadios deportivos, kioscos, cines, aeropuertos, casinos, restaurantes, museos, hospitales, prisiones y en todos los lugares donde pueden instalar una máquina expendedora. En cualquier momento que quiera un refresco, puede comprar uno, a menudo por menos de lo que cuesta una botella de agua. La interminable abundancia de refrescos y campañas publicitarias de esta industria (piense en lo seguido que ve máquinas expendedoras) también impulsa la demanda. Incluso si no estaba pensando en tomar un refresco, ver la máquina expendedora y otros materiales publicitarios creará ese deseo repentino en usted. Y eso sucede en todo el estado, desde un pequeño pueblo al este de Oregon hasta el área metropolitana de Portland.

El tamaño de los refrescos en los Estados Unidos también creció. Cuando mis padres eran pequeños, una botella de refresco estándar tenía 6.5 onzas. En la actualidad, hay refrescos mucho más grandes. El tamaño promedio de un refresco individual es de 42 onzas.

image005

Fuente: Ficha informativa: El aumento de tamaño de las bebidas azucaradas y la epidemia de obesidad (Sugary Drink Supersizing and the Obesity Epidemic). 

Cuando pienso en el impacto de las bebidas azucaradas, recuerdo las similitudes con el tabaco. Igual que el tabaco, las bebidas azucaradas son dulces, baratas y fáciles de obtener. Ni el tabaco ni las bebidas azucaradas son necesarias para la salud o el bienestar, pero se consumen en forma masiva. Además, al igual que el tabaco, las campañas publicitarias de bebidas azucaradas están dirigidas en gran medida a los niños, adolescentes y grupos de bajos ingresos en mayor riesgo de volverse obesos y tener que enfrentar las consecuencias. El consumo de refrescos y tabaco es mayor en esos grupos.

Los datos de mercadotecnia demuestran un claro enfoque en esas comunidades específicas. Los niños y adolescentes afroamericanos ven más del doble de anuncios publicitarios de bebidas azucaradas y energizantes en la televisión que los niños y adolescentes blancos. Según un estudio del Centro Rudd para Políticas Alimentarias y Obesidad (Rudd Center for Food Policy and Obesity), los anuncios de bebidas azucaradas en programas de televisión en español creció un 44% de 2010 a 2013.

fact-drink_advertising-01

Un estudio exhaustivo a cargo del Instituto de Medicina (Institute of Medicine) concluyó que los anuncios publicitarios de alimentos afectan las preferencias alimentarias de los niños, así como las cosas que piden, su dieta y su salud. Los niños de bajos recursos de todas las razas son el doble de propensos a beber un litro (34 onzas) de bebidas azucaradas al día, en comparación con otros niños.

Ante este escenario, ¿qué podemos hacer nosotros, como residentes de Oregon, para contrarrestar la amenaza que representan las bebidas azucaradas para la salud? Como comunidad, podemos apoyar las iniciativas que buscan que las bebidas azucaradas no sean tan económicas, aceptadas, atractivas y disponibles. El Plan Estatal de Mejoramiento de la Salud de Oregon (Oregon State Health Improvement Plan) presenta estrategias basadas en evidencia para reducir el consumo de bebidas azucaradas, incluyendo:

  • Aumentar el precio de las bebidas azucaradas
  • Aumentar la cantidad de negocios públicos y privados, y otros lugares, que adoptan estándares para bebidas saludables

Para conocer más información sobre el impacto de las bebidas azucaradas en los residentes de Oregon, haga clic aquí.