• REGÍSTRESE


Monthly Archives: April, 2017

Su voz es importante en el movimiento “Place Matters Oregon”

Si todavía no se ha enterado de este movimiento, permítame ser la primera en invitarlo(a) a este nuevo espacio llamado PlaceMattersOregon.com (En Oregon el lugar importa).

Este sitio web recién lanzado es el componente más nuevo de Place Matters Oregon, una iniciativa de la Autoridad De Salud de Oregon (Oregon Health Authority) que refleja un movimiento creciente en nuestro estado para fomentar la conversación sobre un tema vital: Cómo los lugares donde vivimos, trabajamos, aprendemos y jugamos afectan nuestra salud individual y colectiva.

PlaceMattersOregon.com es una de las muchas formas en que los residentes de Oregon pueden participar en esta conversación importante. El movimiento también se está formando en las redes sociales, donde puede encontrar a Place Matters Oregon en Facebook, YouTube y Twitter (#PlaceMattersOR).

D.J. Simpson, un estudiante universitario de primer año, ya está allí, repitiendo su rap que causa sensación sobre las realidades de la vida “Al norte de Portlandia”.

También está Jessie Hecocta, quien describe cómo los niveles educativos y la falta de transporte crean desafíos de salud para los miembros de las Tribus Klamath.

Y también está Bob Orlando, quien demuestra en un paseo por Prineville cómo haberse mudado a esa comunidad en el este de Oregon le permitió vivir una vida más saludable.

D.J., Jessie y Bob son algunas de las muchas razones por las que PlaceMattersOregon.com me llena de entusiasmo. Nuestro objetivo con este sitio es generar, ampliar y mantener una conversación en todo el estado sobre cómo los lugares donde vivimos, trabajamos, jugamos y aprendemos están conectados con nuestra salud.

En el sitio web y en nuestros canales de redes sociales, los residentes de Oregon pueden explorar juntos el impacto que tienen en la salud los factores sociales (como el nivel de ingresos, la educación, el grupo racial y origen étnico) y factores de riesgo (el consumo de tabaco, la falta de actividad física, una mala alimentación), y cómo se relacionan con los lugares donde vivimos, trabajamos, jugamos y aprendemos.

Podemos seguir conversando fuera del Internet, hablando de cómo el lugar es importante para nuestra salud en los lugares específicos donde estamos: nuestras casas, escuelas, vecindarios, parques y lugares de trabajo.

Así lo expresamos en la página de inicio de PlaceMattersOregon.com:

En este estado de maravillas naturales espectaculares, nuestras comunidades no tienen el mismo acceso a la salud física. En Oregon, el lugar importa. Y cuando creamos lugares mejores, creamos vidas mejores. 

“Conversar” es fundamental. Creo que se sorprenderá y se sentirá inspirado(a) por la gente que vea y escuche en PlaceMattersOregon.com y en nuestras plataformas en FacebookYouTubeTwitter. Y sus aportes son igual de importantes. Lo que realmente pondrá en marcha a este movimiento son sus reacciones, sus experiencias de cómo el lugar afecta su salud y sus ideas sobre cómo podemos construir un Oregon más saludable para todos nosotros.

Si participa en Place Matters Oregon 

Escuchará a residentes de todo el estado de Oregon: adolescentes, adultos y personas mayores, de nuestras ciudades más grandes hasta nuestras comunidades más pequeñas.

Encontrará mucha información, incluyendo datos específicos de Oregon que pueden sorprenderlo(a) y despertar su curiosidad por saber más. Por ejemplo, ¿sabía que casi 1 de cada 2 adultos empleados en Oregon pasa la mayor parte del día sentado? ¿O por qué es importante?

fact-video-games-01

Puede ponerse a prueba, y a su familia, amigos y vecinos, sobre temas que no siempre son lo que parecen. Por ejemplo, nuestra página “Y qué pasa si” lo(a) pone en el lugar de un residente mayor de Oregon, para quien una sencilla caminata a la parada del autobús es todo un desafío.

Sobre todo, puede contarle al resto de Oregon lo que piensa de esto. El nuevo sitio web y nuestros canales en las redes sociales ofrecen muchas formas de contribuir con sus pensamientos y experiencias, incluyendo en la página “Participe en la conversación” (Join the Conversation) del sitio web.

Así que no se lo pierda. Escuche, reaccione y comparta. Díganos qué es lo bueno, lo malo y lo que le falta a PlaceMattersOregon.com y al movimiento Place Matters Oregon. Ayude a mantener activa la conversación sobre este lugar llamado Oregon y cómo nuestro lugar aquí afecta nuestra salud.

Acaba de leer el blog “Health Within Reach” (Salud al alcance de todos); ahora lo(a) invitamos a participar en el seminario web “Data Within Reach” (Datos al alcance de todos). Este seminario web incluirá datos sobre el consumo de bebidas azucaradas entre los residentes jóvenes de Oregon y le dará la oportunidad de hacer preguntas y conversar con otros interesados en la prevención de la obesidad en Oregon.

 

Las bebidas azucaradas son dulces, baratas y fáciles de obtener

Casi la MITAD (47%) del azúcar agregada en la dieta estadounidense promedio se consume en refrescos y otras bebidas azucaradas. Las bebidas azucaradas incluyen refrescos normales (no de dieta), jugos de frutas, bebidas deportivas, leche saborizada, bebidas energizantes, y cafés y tés endulzados.

Solía pensar que el consumo de refrescos o bebidas azucaradas no era una amenaza para la salud pública porque creía que eran un gusto ocasional, no un producto básico en la dieta estadounidense. Cuando era pequeña, tomaba dos refrescos al año. Los refrescos eran algo especial que me daban en excursiones escolares. Ahora, son una parte habitual de la dieta estadounidense. En Oregon, se consumen más de 177 millones de galones de bebidas azucaradas al año. Eso equivale a aproximadamente un galón por semana para cada persona en el estado.

El consumo de refrescos y otras bebidas azucaradas contribuye a la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la mala salud bucal. Estas enfermedades crónicas tienen un impacto devastador en nuestro sistema de salud y afectan muchísimo la calidad de vida. Cada año, Oregon gasta aproximadamente $1,600 millones de dólares en servicios médicos para tratar enfermedades y padecimientos crónicos relacionados con la obesidad, como la diabetes y las enfermedades cardiacas.

Tomar esta “golosina líquida” aporta demasiadas calorías. La gente no se siente tan llena como si hubiera comido la misma cantidad de calorías de alimentos sólidos, y no lo compensan comiendo menos. La porción promedio de refresco de 20 onzas tiene unas 240 calorías y más de 16 cucharaditas de azúcar, con poco o ningún otro valor nutricional. ¡Es más azúcar de la que un adulto promedio debería consumir en todo el día!

fact-16x-sugar-01

No siempre fue así. La cantidad de bebidas azucaradas que se ofrece es el triple de lo que era hace 60 años. Los fabricantes de bebidas venden productos en supermercados y tiendas de comestibles, gasolineras, farmacias, tiendas de insumos para negocios, estadios deportivos, kioscos, cines, aeropuertos, casinos, restaurantes, museos, hospitales, prisiones y en todos los lugares donde pueden instalar una máquina expendedora. En cualquier momento que quiera un refresco, puede comprar uno, a menudo por menos de lo que cuesta una botella de agua. La interminable abundancia de refrescos y campañas publicitarias de esta industria (piense en lo seguido que ve máquinas expendedoras) también impulsa la demanda. Incluso si no estaba pensando en tomar un refresco, ver la máquina expendedora y otros materiales publicitarios creará ese deseo repentino en usted. Y eso sucede en todo el estado, desde un pequeño pueblo al este de Oregon hasta el área metropolitana de Portland.

El tamaño de los refrescos en los Estados Unidos también creció. Cuando mis padres eran pequeños, una botella de refresco estándar tenía 6.5 onzas. En la actualidad, hay refrescos mucho más grandes. El tamaño promedio de un refresco individual es de 42 onzas.

image005

Fuente: Ficha informativa: El aumento de tamaño de las bebidas azucaradas y la epidemia de obesidad (Sugary Drink Supersizing and the Obesity Epidemic). 

Cuando pienso en el impacto de las bebidas azucaradas, recuerdo las similitudes con el tabaco. Igual que el tabaco, las bebidas azucaradas son dulces, baratas y fáciles de obtener. Ni el tabaco ni las bebidas azucaradas son necesarias para la salud o el bienestar, pero se consumen en forma masiva. Además, al igual que el tabaco, las campañas publicitarias de bebidas azucaradas están dirigidas en gran medida a los niños, adolescentes y grupos de bajos ingresos en mayor riesgo de volverse obesos y tener que enfrentar las consecuencias. El consumo de refrescos y tabaco es mayor en esos grupos.

Los datos de mercadotecnia demuestran un claro enfoque en esas comunidades específicas. Los niños y adolescentes afroamericanos ven más del doble de anuncios publicitarios de bebidas azucaradas y energizantes en la televisión que los niños y adolescentes blancos. Según un estudio del Centro Rudd para Políticas Alimentarias y Obesidad (Rudd Center for Food Policy and Obesity), los anuncios de bebidas azucaradas en programas de televisión en español creció un 44% de 2010 a 2013.

fact-drink_advertising-01

Un estudio exhaustivo a cargo del Instituto de Medicina (Institute of Medicine) concluyó que los anuncios publicitarios de alimentos afectan las preferencias alimentarias de los niños, así como las cosas que piden, su dieta y su salud. Los niños de bajos recursos de todas las razas son el doble de propensos a beber un litro (34 onzas) de bebidas azucaradas al día, en comparación con otros niños.

Ante este escenario, ¿qué podemos hacer nosotros, como residentes de Oregon, para contrarrestar la amenaza que representan las bebidas azucaradas para la salud? Como comunidad, podemos apoyar las iniciativas que buscan que las bebidas azucaradas no sean tan económicas, aceptadas, atractivas y disponibles. El Plan Estatal de Mejoramiento de la Salud de Oregon (Oregon State Health Improvement Plan) presenta estrategias basadas en evidencia para reducir el consumo de bebidas azucaradas, incluyendo:

  • Aumentar el precio de las bebidas azucaradas
  • Aumentar la cantidad de negocios públicos y privados, y otros lugares, que adoptan estándares para bebidas saludables

Para conocer más información sobre el impacto de las bebidas azucaradas en los residentes de Oregon, haga clic aquí.

Podemos hacer que el asma sea manejable, durante la temporada de alergias y todo el año

Más de 327,000 adultos y 63,000 niños en Oregon, de todos los niveles educativos y de ingresos, tienen asma. Sin embargo, es más probable que indique que tiene asma si tiene bajos ingresos, no fue a la universidad o si tiene Medicaid.

Pienso en estos miles de residentes de Oregon aún más en esta época del año, cuando los árboles y las flores florecen y producen polen, un disparador común del asma.Picture1

Al igual que la mayoría de las enfermedades crónicas, el asma es manejable. Pero qué tan bien puede manejar el asma depende de su lugar en Oregon.

¿Qué quiero decir con “lugar” al hablar del asma? Antes que nada, un poco de información básica:

El asma es una enfermedad pulmonar crónica. Produce inflamación de las vías respiratorias que llevan aire de la nariz y la boca a los pulmones. La exposición a disparadores del asma puede hacer que los músculos alrededor de las vías respiratorias se contraigan, y esto hace que estos pequeños tubos se vuelvan aún más pequeños. Esto puede provocar problemas para respirar, opresión en el pecho, tos y sibilancia, lo que comúnmente se conoce como “ataque de asma”.

Los disparadores comunes del asma son el humo del tabaco de segunda mano, la contaminación del aire, el aire frío, el moho o los hongos, y los ácaros, entre otros.

El asma es manejable, si tiene acceso a medicamentos apropiados y recibe atención médica de calidad, y si vive, trabaja y juega en ambientes donde puede evitar los disparadores del asma. Todos conocemos a niños, compañeros de trabajo y vecinos que manejan bien el asma, sepamos o no que padecen la enfermedad.

Pero esos factores son fundamentales. Alguien con asma es mucho más capaz de vivir una vida sana y activa si su lugar en Oregon es sano. Si, por ejemplo:

  • tiene los recursos y la capacidad de ponerse en contacto con un médico y hablar sobre medicamentos
  • no está expuesto(a) a humo de tabaco de segunda mano
  • no fuma cigarrillos
  • no hay moho ni hongos en su casa

Más de 1 de cada 4 residentes adultos de Oregon con asma fuman. A nivel personal, lo mejor que puede hacer por su asma, y por su salud en general, es dejar de fumar (Haga clic para dejar de fumar o llame al 1-800-QUIT-NOW). Como estado, podemos ayudarlos a dejar de fumar. Y podemos hacer aún más para aliviar el impacto del asma en Oregon.

Por ejemplo, podemos alentar a todos los arrendadores a seguir el ejemplo de aquellos que voluntariamente prohíben fumar en sus unidades de viviendas multifamiliares, para que los inquilinos no se vean expuestos sin querer al humo de segunda mano de sus vecinos. Podemos aplaudir a las más de 60 ciudades y pueblos, desde Brookings hasta Baker City, que ya prohibieron fumar en sus parques, y alentar a otras comunidades a hacer lo mismo.

Y cuando llegue el momento de ponernos la vacuna anual contra la gripe, no nos olvidemos de vacunarnos. Los adultos y los niños con asma pueden enfermarse gravemente si están expuestos a gente con gripe.

Ponerse una vacuna anual contra la gripe es una forma en que todos podemos ayudar a manejar el impacto de esta enfermedad crónica en nuestros vecinos y nuestro estado.