• REGÍSTRESE


Monthly Archives: June, 2015

La nueva ley de cigarrillos electrónicos de Oregon: más aire puro, menos acceso a la nicotina para la juventud

La gobernadora de Oregon, Kate Brown, firmó hace poco una nueva ley que establece que los sistemas de suministro por inhalación, incluyendo los cigarrillos electrónicos, ya no se pueden usar en ningún área cerrada donde ya esté prohibido fumar conforme a la Ley de aire puro en lugares cerrados de Oregon (Indoor Clean Air Act, ICAA), a partir del 1 de enero de 2016.

La nueva ley también ayuda a mantener la nicotina fuera del alcance de los niños y jóvenes al no permitir la venta de sistemas de suministro por inhalación a menores, un paso importante en un momento cuando el consumo de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes está subiendo en forma dramática en Oregon y en todo el país.

El uso de cigarrillos electrónicos imita el consumo de cigarrillos tradicionales y los cigarrillos electrónicos también contienen el mismo ingrediente adictivo, la nicotina. En lugar de fumar tabaco que se quema, los consumidores de cigarrillos electrónicos inhalan un aerosol que consiste en nicotina, saborizantes y otras sustancias químicas. Cuando los consumidores inhalan de la boquilla de un cigarrillo electrónico, un dispositivo a batería calienta una solución líquida (líquido electrónico o jugo electrónico) y la convierte en aerosol. (Vea la imagen a continuación).

Quizás le sorprenda saber cuántos adolescentes consumen cigarrillos electrónicos en comparación con hace solo unos años. Oregon vio un aumento del 150 por ciento en el consumo de cigarrillos electrónicos entre los adolescentes de preparatoria de 2011 a 2013. A nivel nacional, el consumo de cigarrillos electrónicos entre estudiantes de preparatoria se triplicó de 2013 a 2014—de 4.5% a 13.4%, según un informe reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) de los EE. UU. Esperamos ver un incremento similar en Oregon cuando se den a conocer las nuevas cifras este otoño.

Estas tasas en aumento son preocupantes porque, aunque los riesgos que conllevan los cigarrillos electrónicos todavía se están estudiando y no se comprenden totalmente, sabemos que el hecho de que no saquen humo no significa que no causen daño a la salud. Las pruebas preliminares que se hicieron sobre los cigarrillos electrónicos identificaron en el aerosol o vapor de los cigarrillos electrónicos sustancias químicas que se sabe que causan cáncer y defectos congénitos tanto en fumadores activos como pasivos; dichas sustancias incluyen los cancerígenos formaldehído y acetaldehído.

También sabemos que los cigarrillos electrónicos sirven cada vez más como productos de entrada a otros productos de tabaco para los niños y adolescentes y, potencialmente, a una dependencia a la nicotina de por vida. Una encuesta nacional encontró que los jóvenes que habían probado cigarrillos electrónicos eran dos veces más propensos a decir que probarían un cigarrillo convencional.

En Oregon, nuestra encuesta “Adolescentes saludables de Oregon” (Oregon Healthy Teens Survey) reveló que uno de cada cinco alumnos de 11vo grado y uno de cada tres alumnos de 8vo grado que actualmente consumen cigarrillos electrónicos nunca han probado cigarrillos convencionales y, por lo tanto, su primer contacto con la nicotina se produce a través de los cigarrillos electrónicos.

No permitir la venta de cigarrillos electrónicos a los niños y adolescentes es un paso importante para reducir el acceso de los jóvenes, pero solo es el primer paso. Los productos de tabaco y los cigarrillos electrónicos siguen tratando de llegar a los jóvenes, a pesar de las leyes que prohíben su venta a menores. Los productos de tabaco y los cigarrillos electrónicos son atractivos para los jóvenes por sus estrategias de precios que bajan el costo; la mercadotecnia dirigida, y los sabores a fruta y dulces, como uva, cereza (“cherry crush”) y chocolate, que les gustan a los niños.

La nueva ley de Oregon, además de proteger a los niños y adolescentes, beneficia a todos los residentes de Oregon al abordar preocupaciones sobre los contenidos del aerosol de los cigarrillos electrónicos. A pesar de que los fabricantes alegan que sus productos son seguros, hay evidencia de que los aerosoles producidos por los cigarrillos electrónicos contienen cancerígenos y otras sustancias químicas tóxicas.

Al expandir la Ley lugar de trabajo sin humo (Smokefree Workplace Law) de Oregon para abarcar a los cigarrillos electrónicos y otros sistemas de suministro por inhalación, la ley protege nuestro derecho a respirar aire puro sin estas toxinas potenciales. Oregon ahora es uno de los ocho estados en el país que incluye los cigarrillos electrónicos en su Ley lugar de trabajo sin humo.

Como residente de Oregon, espero que esté tan orgulloso como yo de que nuestra Legislatura haya dado este paso para preservar nuestro aire puro y ayudar a prevenir que nuestra juventud se vuelva adicta a la nicotina y a los productos de tabaco.

¿Siente curiosidad por algún tema relacionado con las enfermedades crónicas y le gustaría que lo cubriéramos aquí? ¿Le interesa ser un escritor invitado? Participe en la conversación al dejar un comentario.