• REGÍSTRESE


Monthly Archives: March, 2015

ABUELAS, REGALOS Y POR QUÉ LOS RESIDENTES DE OREGON ESTÁN HABLANDO DE LOS EXÁMENES DE DETECCIÓN DEL CÁNCER COLORRECTAL

Esta primavera, a través de la radio, los periódicos locales y en Internet, los residentes de Oregon están alentando a sus amigos y vecinos a hacerse un examen de detección del cáncer colorrectal, y a hablar con las personas que aman de este paso que puede salvar vidas. Estas publicidades son parte de una campaña de la Autoridad de Salud de Oregon (Oregon Health Authority), financiada a través de subvenciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) de los EE. UU., para ayudar a nuestro estado a reducir la cantidad de residentes de Oregon que mueren cada año por esta enfermedad.

El cáncer colorrectal se puede prevenir y tratar si se detecta en forma temprana. Tan solo con realizarse los exámenes, se puede prevenir el cáncer mediante la extracción de pólipos precancerígenos y son sumamente efectivos para la detección temprana del cáncer. Sin embargo, el cáncer colorrectal cobró las vidas de 645 residentes de Oregon en 2010, según el Registro de Cáncer del Estado de Oregon (Oregon State Cancer Registry)

Al haber tanto en juego, hombres y mujeres de todos los rincones del estado, desde Astoria hasta Hermiston, decidieron prestar sus nombres y sus rostros para la campaña “El cáncer que se puede prevenir” (The Cancer You Can Prevent). Se ofrecieron para desmitificar en sus comunidades un tema que todavía pone incómodas a algunas personas. Sus rostros en estos anuncios transmiten valentía, compasión y fuerza: la fuerza de ayudar a prevenir el dolor de sus vecinos y extender sus vidas, tan sólo con hablar de hacerse un examen de detección.

A mí, sin embargo, se me viene a la mente otro rostro cuando pienso en el cáncer colorrectal y la detección temprana. Cuando era bebé, le diagnosticaron cáncer colorrectal a mi abuela Marie. Pero como su cáncer se detectó y extirpó en una etapa temprana, vivió 35 años más. Tener a mi abuela en mi vida mientras iba creciendo fue un regalo enorme: un regalo que fue posible gracias a la atención médica que detectó el cáncer a tiempo y pudo salvar su vida.

En Oregon, valoramos la idea de que todos tengan la oportunidad de estar lo más sanos que puedan. Todos nosotros, sin importar el tamaño de nuestra ciudad natal, los idiomas que hablamos ni nuestros salarios, deberíamos tener la oportunidad de pasar más tiempo con nuestras abuelas y con todas las personas que amamos.

Sin embargo, solo el 64 por ciento de los hombres y mujeres mayores de 50 años en Oregon se hacen exámenes para detectar el cáncer colorrectal. En comparación, las tasas de detección del cáncer de mama y de cuello uterino alcanzan el 75 por ciento o más. En parte debido a la baja tasa de exámenes de detección, más de la mitad de los casos de cáncer colorrectal en Oregon se detectan en las etapas avanzadas, cuando son mucho más difíciles, y a menudo imposibles, de tratar.

Es aún menos probable que los latinos en Oregon se sometan a un examen de detección del cáncer colorrectal y, lamentablemente, tienen una tasa más alta de diagnósticos de cáncer en etapa avanzada. Solo el 21 por ciento de nuestros amigos, vecinos y compañeros de trabajo de más de 50 que son hispanos o latinos se hacen exámenes de detección, la tasa más baja de todos los grupos en el estado.

Por eso hablamos con residentes de Oregon en la comunidad hispana/latina, les preguntamos qué mensajes ayudarían a aumentar las tasas de exámenes de detección y elaboramos una nueva campaña en torno a lo que nos dijeron. En nuevos anuncios, folletos y carteles, en inglés y en español, se alientan unos a otros a hacerse exámenes de detección. Vea la campaña en www.impedircancer.org.

Aunque es importante seguir recomendando a los residentes de Oregon hablar con sus médicos para hacerse un examen, los médicos y otros prestadores de salud deben asegurarse de ofrecer estos servicios fundamentales a todos sus pacientes. Piense por un minuto en los exámenes o controles importantes que tal vez no se habría hecho sin la sugerencia o el recordatorio de su médico. Para aumentar las tasas de exámenes de detección y salvar las vidas de cientos de residentes de Oregon, estas conversaciones deben darse en ambos sentidos.

Todavía me faltan unos años para cumplir 50, la edad a partir de la cual los CDC recomiendan hacerse un examen de detección (45 para los afroestadounidenses). Pero mi familia y yo venimos hablando sobre los exámenes de detección desde hace años, en casa y en nuestras comunidades. Sabemos que hablar sobre el tema lleva a que más personas se hagan exámenes de detección, y a más oportunidades de detectar el cáncer en una etapa temprana. Y como me demostró mi abuela, la detección temprana puede salvar su vida.

¿Siente curiosidad por algún tema relacionado con las enfermedades crónicas y le gustaría que lo cubriéramos aquí? ¿Le interesa ser un escritor invitado? Participe en la conversación al dejar un comentario.